#nofilter Comunicación en acción

Entrando a trabajar como Gerente de Producción en una empresa de reciclaje me di cuenta, después de algunos incidentes nada agradables, que mis botas no seguían los lineamientos de seguridad básicos y que necesitaba un respirador reutilizable porque en la bodega se generaba mucho polvo.

Tenía que comprar un calzado con punta de metal y un respirador de la mejor calidad, pero es un equipo que suele ser costoso. Al cabo de unos días de darle vueltas, decidí que la empresa debía brindarme el equipo necesario para cumplir mis funciones, perooooo por la manera en la que nos educan, los convencionalismos sociales y el miedo a perder el trabajo ¿quién se siente cómoda pidiendo a sus jefes algo que va a tener un costo para la empresa, justo cuando llevas unas semanas en el puesto? NADIE.

No quería que mis "nuevos jefes" pensaran que quería cargarles la mano. Me sentía presionada por "pedir" y no dejaba de preguntarme ¿cómo me van a percibir?. Finalmente decidí que era lo correcto y que no tendría por que no contar con el equipo necesario para llevar a cabo mis actividades de una manera segura. La siguiente junta no sólo pedí las botas y el respirador, también solicité un uniforme de invierno para el equipo que incluyera sudadera. Lo que pasó después no lo esperaba...

Nos enseñan a comunicarnos incluso antes de nacer y es la herramienta más importante que tenemos en nuestra vida. Es la habilidad que determinará todos nuestros éxitos laborales, de pareja, familiares, económicos, etc. y a pesar de ello, no buscamos proactivamente desarrollarla, es más fácil mantener el status quo y no fortalecer nuestras habilidades, quedarnos en nuestra "incómoda" área de confort.

Pensamos que el no tomar acción hacia algo que nos genera sentimientos o estados molestos, desagradables, incómodos en realidad se traduce en que estamos mejor al no hacer nada, pero esto es una falacia. ¿Cuántas veces no imaginamos por días la conversación que queremos tener con alguien o la respuesta que debimos haber dado? Eso no se traduce en un estado mental o emocional mejor, sino en una constante inquietud que alimenta la frustración. Reconocerlo es el primer paso, hacer algo al respecto es el salto que te permitirá pasar de un desempeño promedio a uno de alto rendimiento.

Yo decidí tomar acción. Solicité mi uniforme y el de mi equipo. 

Pero no me lo aprobaron como yo lo solicité.

Sí, me aprobaron las botas, el respirador... pero para mi equipo fueron más allá; nos dieron el uniforme básico que había pedido e incluyeron el de invierno con dos chamarras adicionales. Algo que ni siquiera había concebido.

Lección: toma acción. Si la primera vez no obtienes los resultados que querías, aprende. ¿Qué lección te deja? Si funcionó, también reflexiona ¿qué factores crees que permitieron el éxito? Olvidamos que somos los agentes generadores de conocimiento más importantes que tenemos, los más accesibles (24/7 y servicio es "gratis") y con la tecnología más avanzada en la tierra. Empieza por ti, aprende de ti a través del autoconocimiento y logra tus objetivos.

¿Quieres empezar?

Conoce el programa Talent Leap que hemos desarrollado con nuestro aliado canadiense Team Tank Toolkit y  ¡¡lidera hacia lo extraordinario!!